Papeles de Trabajo, 1: Resumen / Abstract 

Presentación
Antecedentes
Actividades
Ofertas
Organización
Papeles de trabajo
Contactar con el GCEIS

Alojado en
Directnic
USC
Eresmas

Construyendo realidad(es): los Imaginarios Sociales

La teoría ilustrada del conocimiento, bajo el supuesto del "monoteísmo ontológico" (realidad única), establecía una continuidad entre el sujeto y el objeto, entre la causa y el efecto, entre el conocimiento y la ignorancia. Esto creaba un ámbito isomórfico en la definición de realidad. Este escrito parte de la reflexión crítica que sustituye el principio de la identidad, generador de isomorfismos, por el de la diferencia. Esto nos sitúa en una perspectiva constructivista que asume la operatividad de la teoría social como mecanismo de comunicación en los sistemas sociales, que integra el tiempo como la variable fundamental de las descripciones de las sociedades y que realiza una sustitución epistemológica compleja del principio de identidad y unicidad por el de diferencia, la pluralidad y la recursividad.

La construcción de realidad por los mecanismos de los imaginarios sociales parte de la distinción entre relevancias y opacidades. ¿De dónde surge esta distinción? Proviene precisamente del programa teórico constructivista. Se trata de convertir lo que se nos presenta como evidencia en algo observable y de ahí contingente. Establecemos, por tanto, las diferencias entre los programas teóricos de tipo exclusivo, aquellos que definen la realidad como única, y programas teóricos inclusivos, aquellos que permiten la definición de más de una realidad.

Este programa de construcción de realidad parte de la necesidad que tienen los sistemas funcionalmente diferenciados de autodescribirse y de referirse a los ámbitos propios de la comunicación sistémica como "realidades". El código que se utiliza para semejante operación es el de la distinción de relevancias y opacidades. Lo prioritario es definir la diferencia como base de construcción de la realidad, de ahí que los sistemas se autodescriban con unas funciones que responden a necesidades específicas de los individuos que se sitúan en el entorno del sistema. El sistema sólo puede referirse a sí mismo y por lo tanto operar mediante la comunicación si incluye la referencia al entorno, a los individuos, a través de la forma "persona". Este programa constructivista sistémico opera en el medio de la comunicación. No hay realidades fuera de ese ámbito. Por ello su concepto central es el de los Imaginarios Sociales como la forma que construye la realidad a través de la unidad de la diferencia entre relevancias y opacidades.

Artículo completo